Espacios Espacios Espacios Espacios

22 nov. 2017

[Reseña] Tú y yo. Nivel: Avanzado



En la reseña del primer libro de esta bilogía (os la dejó por aquí) os conté que aunque la había disfrutado porque tenía ciertas cosas que no estaban muy vistas en la literatura pero hubo otras que no me habían terminado de convencer y que esperaba que en el siguente cambiaran. Pues bien, esta segunda parte no me ha ido nada mejor que la primera y ahora os diré porqué me ha decepcionado tanto este final.

Absolute loversEn Tú y yo. Nivel: Avanzado, sin contaros ni destriparos mucho la trama, seguimos con la historia de Stephen, que es profesor de literatura de universidad y Julia, alumna de este. Ambos llevan una relación fuera del ámbito escolar en el que Julia le enseña muchos aspectos de la vida en general a Stephen, que desde muy joven se ha dedicado enteramente a los estudios y apenas ha tenido experiencias. Esta relación irá evolucionando a algo más y en ella se entremezclarán los sentimientos por parte de ambos y, además, tendrán que llevar en secreto ya que las relaciones entre alumnos y profesores están prohibidas por la universidad. Todo empezará a volverse más intenso y los miedos de cada uno de ellos les hará pensar si lo que están haciendo es realmente lo correcto o no, a pesar de que parezca que se encuentran delante del amor de su vida, con quien quieren verse todo el tiempo del mundo.


—Eres dulce, maravillosa y encantadora en todos los sentidos —musité—. Quiero estar a tu lado por si necesitas un amigo con quien hablar o para pasarlo bien, quiero complacerte como amante, y quiero salir contigo por ahí como pareja. Quiero sacarte la silla cuando te sientes, servirte el vino y tratarte como te mereces. Quiero hacerte tan feliz como tú me haces a mí. Quiero todo eso contigo Julia, y nada más que contigo.


No tenía muchas expectativas puestas en este final cuando empecé a leerlo, sobre todo, porque el primer libro no me había entusiasmado del todo. Aun así tenía la pequeña esperanza de que este mejorara y llegara a gustarme más que el anterior, sin embargo, lo que me he encontrado no ha sido lo que yo me esperaba y me ha decepcionado sin remedio. Lo primero que noté que no me estaba gustando nada es que S. J. Hooks hubiera decidido en este libro meter escenas de sexo cada dos páginas. Entiendo que el libro esté catalogado como erótico pero esto ya me parece excesivo y repetitivo hasta ser cansino. Además, a esto se le añade que durante la trama apenas ocurre nada, todo es muy lineal y simple, lo que, a mi parecer, me hace entender por qué la autora se ha visto casi obligada a meter erótica por todas partes si no es para rellenar la historia. Luego, la forma de escribir sigue en la misma línea que el primero, es decir, bastante sencilla y al grano. La verdad es que agradezco que la pluma de esta mujer sea agradable porque por ello la novela se salva un pelín. Y ya, Stephen es quien vuelve a narrarnos desde su punto de vista la historia que le toca en este libro. Original pero el personaje no me ha llegado a convencer así que lo dejamos en que me ha gustado encontrarme con que narra un hombre en lugar de una mujer.

Ahora bien, vayamos con los personajes:
Empecemos con Stephen, quien cada vez tiene más sentimientos por Julia y le da miedo confesárselos porque la relación entre ellos está en un muy buen momento y no quiere asustarla con el compromiso de un noviazgo cuando ella no para de repetir que aquello es temporal. Este personaje en el primer libro me gustó por la originalidad que ofrecía dentro de la historia pero hubo cosas que no me gustaron, como que llegara a un punto que fuera tan inocentes que parecía que no fuera de este mundo. Pues bien, en esta continuación pasaremos a un Stephen mucho más maduro y seguro de sí mismo pero suuuuuuper empalagoso. En serio. Leerle puede conllevar volverte diabético. No me ha gustado nada de nada porque, a pesar de que soy muy romántica, aquello me parecía muy forzado y para nada real. No ha sido un personaje que haya llegado a odiar, al revés, la lectura no se ha hecho del todo mala gracias a él, sin embargo, hay ciertos aspectos de su actitud en este libro que la autora se podría haber ahorrado perfectamente.
Y luego tenemos a Julia, que se está dando cuenta que Stephen puede llegar a ser el hombre de su vida, con el que pasar el resto de sus días. Aun así, está aterrada porque aquello que tienen ahora mismo se desmorone y ella vuelva a sufrir como lo hizo ya una vez. Con este personaje me ha vuelto a pasar lo mismo que en el anterior libro, es decir, prácticamente me ha sido indiferente. Lo he visto como un personaje que le hace falta a la historia pero que realmente no me ha aportado mucho en ella, tan sólo llevar la relación que tiene con Stephen adelante intentando que todo salga bien. Sí que es verdad que su personalidad me ha gustado y en muchos me ha sacado más de una carcajada por lo que, al fin al cabo, no ha sido un mal personaje pero yo lo hubiera aprovechado mucho mejor y le hubiera dado ese toque especial que necesita.


Casi había cerrado la puerta cuando oí a Richard reír a lo lejos.
—Ya te dije que no era gay. ¡Afloja la pasta querida!


El libro casi tiene trescientas cincuenta páginas y algo que sí que quiero destacar de él es que se lee muy rápido. Yo no he tenido problemas a la hora de ponerme con él y leerlo ya que la autora tiene una muy buena forma de atraparnos en la lectura para que pasemos páginas sin parar. Para mí, ha sido de lo más positivo que tiene la novela ya que, como mencioné anteriormente, la trama no tiene nada de especial y apenas hay nada sorprendente en ella. Yo me llevé todo el tiempo esperando un giro de trama que le diera la vuelta a todo o que me dejara con la boca abierta pero no hubo nada... Luego, la relación que hay entre los dos protagonistas me ha parecido demasiado precipitada porque tras el final del primer libro, en el que el problema está casi solucionado, todo vuelve a la normalidad de una forma muy fácil y sin complicaciones. Además, el romanticismo entre ellos roza lo ridículo (y si os lo digo yo es para preocuparse) por lo que ha sido una relación que no me he creído en absoluto. Me esperaba otra cosa muy distinta del curso que llevaría esta novela, la verdad.

Y por último el final es muy predecible pero no me ha parecido del todo mal. Dentro de lo que podría haber sucedido, la autora ha decidido darle un toque un poco más especial a ese final y me ha acabado gustado más de lo que me esperaba en un primer momento, incluso después del ritmo que había llevado anteriormente la novela así que no la he terminado con una sensación amargosa en la boca sino con una sensación de "satisfacción" porque no fuera tan malo como me lo imaginaba.

En definitiva, Tú y yo. Nivel: Avanzado ha sido un final de bilogía que, en mi opinión, no ha estado a la altura de lo que esperaba y prometía. Una historia que tenía un toque muy original pero que no se ha sabido aprovechar. Con una trama en la que no pasa nada interesantes y unos personajes con una vida demasiado idílica y que se vuelven muy empalagosos.


¿Habéis leído estos libros? ¿Qué os parecieron? 😊😊
¡Dejadme un comentario y os leo! 💗💗

18 nov. 2017

[Reseña] Desafiando las normas



María Martínez acaba con este libro la trilogía Cruzando los límites y no sabéis la pena que me da. He disfrutado muchísimo de cada uno de estos libros y voy a echar mucho de menos leer más de los personajes, a los que les he cogido demasiado cariño como para dejarlos ir tan pronto. Y en esta ocasión, la autora se despide por todo lo alto con una historia que te toca el corazón.

 Desafiando las normas nos cuenta la historia de Spencer, quien desde los 16 años ha tenido que vivir sola ya que su madre la abandona y no sabe quién es su padre. Durante mucho tiempo ha estado teniendo que apañárselas para poder tener un sitio donde dormir y comida para sobrevivir. Conseguir todo esto la ha llevado a hacer cosas de las que no se siente para nada orgullosa y que la hacen ser muy distante y fría, a excepción de con Caleb y Tyler, a quienes considera su verdadera familia. En cambio, todo dará un giro cuando en su vida entre Eric, el hermano de Tyler, que quiere ayudarla en todo lo que le sea posible. Sin embargo, Spencer sigue con ese miedo dentro de ella que la hace creer que va a ser utilizada de nuevo y que la impide abrirse abiertamente con él... Pero el destino acabará haciendo y deshaciendo a su antojo y las circunstancias en las que ambos se encontrarán harán que se unan más que nunca.


—Quiero ser el chico que sale a jugar y no el que se sienta en el banquillo. Quiero quedarme con la chica. Contigo.


Tenía muchas expectativas puestas en esta historia porque después de que las dos anteriores partes de la trilogía fueran tan especiales ésta tenía que ser un broche final que estuviera a la altura y que hiciera que estos libros siguieran siendo de mis favoritos. María Martínez se ha superado, totalmente y sin lugar a dudas, con Eric y Spencer. No me ha decepcionado en absoluto y os voy a contar porqué. Primeramente porque si ya amábamos mucho a Caleb, Savannah, Tyler, Cassie... en los primeros libros, en esta parte, a pesar de ser secundarios, están muy pero que muy presentes. Para mí, esto ha sido un detallazo por parte de la autora y lo mejor del libro porque muchas veces se echan de menos a estos personajes que ya has conocido y de los que quieres saber más. Luego, la pluma de María vuelve a maravillarme como lo hace siempre que la leo. Tiene una forma de contarnos las cosas que se te mete muy dentro y no sale, dejándote los sentimientos a flor de piel. Es capaz de transmitirte muchísimo con muy poco y de una forma espectacular. Además, la trama se va construyendo poco a poco y sin forzar las cosas, lo que hace que se disfrute aún muuucho más. Y ya, los capítulos están narrados tan solos por Spencer por lo que la historia la conoceremos desde su punto de vista pero teniendo en cuenta lo mucho que me ha gustado el personaje esto no ha sido ningún problema.

Vayamos ahora con los personajes:
Spencer, nuestra protagonista, se ha visto obligada a crecer demasiado pronto por culpa de que su madre la abandonara y la dejara sola con tan sólo 16 años. Desde entonces ha hecho todo lo posible por seguir adelante y eso ha significado dejar atrás su dignidad. Esto la ha vuelto mucho más distante y desconfiada pero la llegada de Eric a su vida y las ganas de este por ayudarla la hará replantearse si merece una segunda oportunidad de sentir amor de nuevo. Este personaje ha sido toda una revelación y es que ya la conocemos un poco en los libros anteriores pero solamente su fachada de chica dura por lo que conocerla aquí más a fondo es una sorpresa. Ahora que ella misma nos cuenta su historia nos damos cuenta todo lo que esconde y lo que nos queda por descubrir. Spencer me ha gustado muchísimo por esos toques taaan reales que tiene, donde podemos conocer a una chica que desea abrirse y olvidarse del pasado pero que a la vez tiene miedo de que todo se le venga encima y vuelva a recaer en aquello que la hizo más débil. Me encanta ese carácter tan marcado que tiene y lo clara que tiene las cosas. Aun así, la podemos ver flaquear en muchos momentos y es que es humana. Un personaje que se nota el desarrollo que va teniendo a lo largo de las páginas.
Y luego tenemos a Eric, quien a pesar de conocer a Spencer por su hermano y sus amigos no repara en ella hasta mucho más tarde. Hay algo en ella que le llamará la atención y que hará que quiera conocerla mucho más a fondo, además de ayudarla en todo lo que pueda, aunque ella se resista. Este personaje es otra de las cosas que me ha enamorado de la novela y es que María Martínez crea unos personajes de los que es imposible no enamorarse. Eric me ha gustado por su personalidad tan buena y entrañable que se ve desde el primer momento el corazón tan grande que tiene. Él también ha tenido sus propios problemas en el pasado pero estos no determinan el trascurso de la novela, algo que me ha gustado mucho porque no peca de dramática. Ha estado totalmente a la altura de la historia y me ha gustado mucho su humor y su profundidad.


—Entonces poco a poco, fui descubriendo cosas sobre ti y empezaste a gustarme, mucho. ¡Joder, no imaginas cuanto! Y no solo porque eres preciosa, sino porque tu forma de ser, tus ideas, todo lo que tú eres me desarma. Me mata.


Esta última parte no es corta en absoluto ya que cuenta con casi cuatrocientas cincuenta páginas. Aun así, como siempre me pasa con los los libros de María Martínez, se me ha hecho muy corto. Ayuda mucho, como he comentado antes, que la pluma de la autora te atrape tantísimo, que la trama lleve un ritmo adecuado para la historia y que, además, los capítulos no sean extremadamente largos. En mis manos la novela no me ha durado más de dos días y porque me llegaba a contener en ciertos momento para no leer y leer y acabarla en tiempo récord. Además, otra de las cosas a destacar y que ha hecho que la novela me haya enamorado aún más es la relación que hay entre Spencer y Eric, que está totalmente a la altura de estos complejos personajes. Me ha gustado muchísimo ese cambio gradual que hay entre ellos, en el que se pasan de amigos a algo más por la intimidad que van cogiendo. Hay muchos diálogos que me han hecho que mi corazón se encogiese por la cantidad de sentimientos que estaba experimentando. No he podido disfrutar más de esta historia y se quedará conmigo muuucho tiempo, os lo aseguro.

Y por último, no ha habido mejor final que el que María le ha dado a esta trilogía. Todo se cierra para los personajes de una forma llena de sentimientos que hacen que se te salten las lágrimas. Además, el epílogo es un cúmulo de emociones que te dejan sin respiración. Me da mucha pena despedirme de estas historias pero viendo el gran final que tiene estoy mucho más que feliz y contenta.

En definitiva, Desafiando las normas es un broche espectacular que cierra una trilogía que debería ser lectura obligatoria por lo mucho que los personajes se quedan contigo después de haber cerrado el libro, lo mucho que puedes llegar a disfrutar estas tramas y lo maravillosa que es la pluma de la autora. Una forma inmejorable de acabar unos libros que se merecían una historia como esta.


¿Habéis leído a María Martínez? ¿Y esta trilogía? 😃😃
¡Dejadme un comentario y os leo! 💖💖


—No imaginaba que un corazón roto podía doler tanto, pero rompería el mío mil veces si así puedo arreglar el tuyo.